La gran consciencia viene lentamente, paso a paso.

El camino del crecimiento espiritual es un aprendizaje que dura toda la vida